Café con girasoles

Lengua de Venus

Así nada más

sin música ni tarde soleada

te extraño

con la lluvia entusiasmada.

Mis manos, con su rojo primavera,

se perfuman de café

te nombran

descansan sobre los girasoles.

He abierto la ventana,

que el día vague por la ciudad

y la casa se llene de tu ausencia

de la añoranza de tu nombre.

La lluvia abre un paréntesis

huele a vida la tierra,

el gato ronronea la noche en el sillón

y esta mujer borda poesía.

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s