Universos paralelos.(El león que no quería volver al zoológico)

20160814_202130.jpg

Leía recostado en mi cama, De la pila de libros que invade mi cuarto había elegido uno al azar. Uno de esos libros que forman parte de una colección, pero al no ser de los más conocidos del autor algunos títulos van quedando relegados. Comencé a leerlo sin mucho entusiasmo para saber de que se trataba, hasta que me venciera el sueño.

A las pocas páginas mi mente empieza a volar. Me quede atascado en la palabra león, ahora me encontraba en el asiento 7D de un AIRBUS A320. Mientras el autor del libro elaboraba un magistral análisis lingüístico sobre una frase relacionada con un león que debe volver al zoológico, el avión se mueve tranquilo por las pistas de Ezeiza a la espera de las órdenes de la torre de control; mientras por la ventanilla veo pasar el verde entorno, nos acercamos con paso cansino hacia la ubicación en la cabecera de la pista.

Volví a sentir el peso del libro en la mano pero me dejé llevar hacia el universo paralelo del avión. Nos pidieron apagar todos los dispositivos electrónicos y abrocharnos los cinturones de seguridad. Las azafatas, sin importarles la suerte del león del libro irrumpieron en mi mente, y con una estudiada coreografía nos iban señalando las salidas de emergencia y la ubicación de los chalecos salvavidas.

Finalmente giramos en U y el avión se detuvo.

Se escucharon las últimas instrucciones, listos para despegar. Las turbinas rugieron a máxima potencia, podía sentir la vibración en todo el cuerpo y el impulso hacia adelante. Instintivamente apreté el libro contra mi pecho. Ahora era todo traqueteo y vibración: Avanzábamos en una loca carrera…

Todo cesó en un instante, una sensación de vacío en el estómago y de paz en el corazón. Mientras el suelo se alejaba de nosotros la ventanilla se llenaba de cielo ¡estaba viajando!  Respiré hondo, nuevamente sentí el libro en mis manos. Un dedo marcaba una hoja. Volví a retomar la página; en el texto el autor seguía tratando obstinadamente de analizar con algún sentido la frase referida al león. Mi asiento 7A retomó su aspecto de cama un tanto desordenada.

Cerré el libro, acomodé las almohadas, tal vez si me dormía pronto podría soñar con la continuación de mi viaje….o saber si el león finalmente volvió al zoológico.

 

 

 

 

Shadows in Infrared

Charles Mühle Fine Art

_DSC1941 2 C1-8 TG 1

Shadows on the north side
of the San Francisco de Asis
mission church in
Ranchos de Taos New Mexico

Built 200 years ago of adobe mud
and timbers.
Painted four times by Georgia OKeeffe
and photographed by Ansel Adams.

The surface is re-muded each year by the parishioners.

The image was captured in Nikon RAW,
processed with the World-Class RAW converter
then post processed into
Konica 750nm IR film stock
with a W-25 Red filter.

Available here
in many forms
for purchase

Ver la entrada original

Orígenes.

Este nueve de julio se cumplieron los doscientos años de la independencia  de la República Argentina. Entre las celebraciones, se realizó una muy importante frente al Teatro Colón de la Ciudad de Buenos Aires.

Se representaban con música y hechos alusivos, distintos pasajes de la historia de esos doscientos años, pero uno en particular me conmovió. Se veía en una proyección gigante sobre el escenario, la llegada de un barco con inmigrantes. Y como en mi caso, gran parte de la población argentina somos hijos o nietos de inmigrantes.

Un viejo chiste cuenta que los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los incas y los argentinos descendemos de los barcos.

Por supuesto en la escena se representaba a distintos grupos de personas, caracterizados con atuendos tìpicos de España, Italia, Rusia, Polonia etc.

Asì tantos argentinos somos una especie de mosaico de apellidos. En mi caso: abuelos paternos españoles, un abuelo materno italiano, y más atrás vascos mezclados con criollos y hasta un antepasado irlandés del que nunca supimos bien como se escribía el apellido.

Todos llegaban con una valija cargada de sueños y dos manos como poderosas herramientas. En un país donde estaba todo por hacer, con esfuezo sembraron el camino, Trabajaron duro ya no para cumplir sus sueños, sino para dejar a sus hijos una casa, un título universitario, una profesión. Casi sin pensarlo nos dejaron una nación.

Nos dejaron su legado de tradiciones, sus comidas sus danzas y sus canciones. Pero muchos, como mis abuelos no pudieron volver jamás a su tierra, la muerte los sorprendió lejos de sus orígenes.

Muchos años después también vinieron inmigrantes de países vecinos. Pero luchas internas, gobiernos dictatoriales y gravísimas crisis económicas terminaron devolviendo a muchos de esos nietos a la tierra de sus mayores.

A lo mejor de ahí viene nuestro carácter ciclotímico, a veces nostálgico como el tango, o alegres como una polca..

Vaya mi humilde y poco inspirado homenaje a todos ellos. A los “gallegos”,”vascos” “tanos”, “rusos”, “polacos” y “turcos” a todos ellos, por estos doscientos años le digo:

¡GRACIAS!

 

 

 

 

 

 

 

frío

Como corresponde, cada invierno con su frío nos suma una año de vida.

El frío, como un viejo zorro se oculta en la estación del invierno, y de a poco va mostrando sus garras.

En el principio, casi sin darle importancia, nos vamos abrigando con ropa más gruesa, desempolvando pulloveres archivados del invierno anterior. Pero el frío sigue su cometido sin pausa, y como una enredadera invisible comienza a trepar por los pies. Con cambios sucesivos de medias y de calzado tratamos de librar esa batalla mínima.

El frío día a día se empeña en su obstinada tarea. Cuando la enredadera de hielo alcanza a entumecer los dedos de las manos, en ese instante te da el golpe de gracia.  Rodeas con ambas manos una taza de café caliente, pero ese efímero bienestar se va junto con el aroma del café.

Entonces llega un momento no determinado en que el frío, unas vez franqueadas las defensas del cuerpo, sin pedir permiso nos invade el alma. Como un microorganismo se va metiendo en cada célula, en cada átomo y comienza a dominar nuestra voluntad. El desánimo y el malhumor nos gobiernan. Como único refugio nos queda meternos temprano a la cama, lo peor es levantarse al otro día.

Ya nada es suficiente, ni las medias gruesas, ni las infusiones humeantes. El frío definitivamente toma el control de nuestros actos. Con los pies y las manos heladas se hace difícil trabajar, salir, pensar, sobretodo pensar en otra cosa que no sea el frío.

Algunos días de sol nos sirven de refugio pasajero. Luego sólo nos queda ver caer las hojas del almanaque hasta que la primavera nos devuelva a nuestro estado natural.

El frío se mudará hacia otras latitudes turbando la vida de las personas, pero el año de vida que se sumó permanecerá con nosotros….