Seguir tus pasos

Encontré el post anoche, como de casualidad. Cuando terminé de leerlo me di cuenta que estaba llorando. Y me fui a la cama con esa sensación extraña de vacío, del vacío que nos produce la pérdida de un ser querido. Y a pesar de lo terrible, me resultó bello la manera de contarlo, desde el dolor, desde lo más profundo del corazón.

ABRIL ROMERO

A la larga entendí a qué te referías cuando dijiste que te seguiría viendo pero de otras formas. Desde hace años te veo en los colibríes que vuelan en la ventana de la casa en las mañanas soleadas

Ver la entrada original 1.554 palabras más

Metáforas de una vida

De una belleza indescriptible

Mundo Disgregado

¿Adónde se marcha la lluvia después de haberlo inundado todo? Porque aquí solo han quedado rastros de la tormenta, trozos de lo que alguna vez fue un hogar.
¿Adónde va la esperanza cuando la ilusión ha muerto?, ¿Y quién se queda para enterrar los trozitos de sueños que aún se tambalean moribundos?

Hoy se me llena el cielo de preguntas, ambivalencias y deseos. Hoy la existencia misma se me vuelve metáfora y me cuestiona ansiosa acerca de este circo que algunos llamamos vida.

¿Adónde nos escondemos los solos cuando ya ni nuestros brazos son refugio?, ¿Quién se detiene a coser los retazos de los rotos?, ¿A quién le susurra el destino sus planes conspiratorios?

¿Por quién piden deseos las estrellas?, ¿A quién le canta el mar melodías de sirenas y barcos?, ¿Para quién se viste radiante la luna cuando va llena de esplendor?

¿Por quién se deshojan las margaritas?, ¿Por…

Ver la entrada original 178 palabras más

Borrador

“No hago otra cosa que pensar en ti, y no se me ocurre nada”

No hago otra cosa que pensar en ti: Joan Manuel Serrat
Borrador de un (supuesto) poema de amor:
En blogs y en redes sociales se publican poemas, la mayoría muy buenos. Los invito a un juego, como sería el borrador de un supuesto poema de amor. La cocina del mismo, con algunos comentarios al pie.

“Quizás porque, no soy un buen poeta puedo pedirte que te quedes quieta hasta que yo termine estas palabras”

Quizás porque: Sui Generis


BORRADOR: (en negrita el texto, y en la fuente normal los comentarios)


No puede empezar con “Tus ojos son dos luceros, o “Ayer pase por tu casa…  muy remanido y harto conocido entonces

tus ojos son dos manzanas que iluminan….                                 tampoco. Las manzanas no alumbran nada

Tu cabello que es tan bello…                                                  por lo menos rima

 tu sonrisa me acaricia ….                                             sigue rimando, vamos bien, vamos bien

tu mirada espartana es como una manzana                                  no se que sería una mirada espartana y yo que quiero meter la manzana en el poema a toda costa (mejor para el strudel)

cuando pienso en tu sonrisa toda la piel se me eriza.                           EXCELENTE

Tus manos gráciles juguetean con tu cabello con la majestuosidad con que un artista ejecuta notas del laúd…..     Si tiene los pelos duros como cuerda e’ guitarra

Tus piernas son dos columnas que sostienen el pedestal de tu belleza.                     Ese lo saque de un libro de piropos

Y todas las noches cuando tu ausencia me …………….                                    Me faltaría alguna palabra que rime con noche o con ausencia.

El recuerdo del aroma de tu cuello, inunda mi cuerpo de una fiebre incontrolable…..      NO MEJOR NO, no veníamos bien y con eso la arruino del todo.
El cabello las manos, el cuello, las piernas, ¿que parte me falta.?….SI pero no, Lo que falta para el próximo poema.


Pasamos a algo mas romántico.


El mar proceloso cubrió el crepusculo de estrellas                                                        Hmmm en el crepúsculo todavía no se ven las estrellas

el mar con su sal y su humedad me recuerdan…….                                                       CENSURADO

Las caracolas marinas me susurran el eco de tu voz como un dulce secreto ESTE SIRVE, SI SEÑOR uno tenía que pegar!!

una alondra marina me marca el camino de tu ausencia…..                                   Con una gaviota quedaría más marítimo (¿existen las alondras marinas?)

Y las barcas al llegar al puerto ….. al llegar al puerto……                                                    No se como sigue les voy a preguntar a los de la barca a cuanto venden la merluza

las barcas al llegar al puerto me marcan el camino de tu ausencia….                           No, me parece que eso ya lo puse.

A nadie te pareces desde que yo te amo .                                             No digan nada que se lo robé a Neruda 

El crepitar de los leños me traen muchos recuerdos…                                               recuerdos de cuando comía asado (no, asi no se puede!!)

Esas mismas brasas que se van apagando como tu amor por mi…                               Que Liiiindoo!! no me digan que no es romántico

mientras ahogo mi dolor con tres botellas de whisky                                            No es poético pero es cierto


Ahora tendría que pasar todo en limpio y hacer que todas las estrofas rimen, combinen y tengan algún sentido.
Mucho lio, MEJOR LA LLAMO POR TELÉFONO y le compro unos bombones.(espero que me convide). UHHHHFFFFF

Autopublicación

La vida en palabras

Siempre le he tenido miedo a la autopublicación. Lanzarte solo, con un libro, puede resultar muy atrevido; pero teniendo experiencia con algunas editoriales de coedición, prácticamente es lo mismo. La única diferencia es que pagas una cantidad exorbitante de dinero, o te obligan a comprar cien de tus libros, cosa que no es tan mala si tienes donde venderlos porque recuperas la inversión; pero si no lo haces, optas por regalarlos o guardarlos en cajas en algún lugar de tu casa.

Esta cuarentena a algunos nos está haciendo valientes. Me decidí y autoedité uno de mis manuscritos por Kindle publishing. Lo hice sola; no fue difícil pero sí un poco tedioso. En la misma web van dando los pasos a seguir.

Comparto esto porque estoy emocionada. No sé cómo va a ser el libro físico en tapa blanda; así que he encargado a mi marido que se compre un…

Ver la entrada original 112 palabras más

Cuando llega la hora

“La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita”

El Aleph, Jorge Luis Borges
Basado en dos historias de la vida real…..desgraciadamente. Los nombres y algunos hechos han sido alterados o son productos de mi imaginación (muy poco porque tanta imaginación no tengo)

Historia N° 1

Miguel y su rutina

 

“Ella toma el ascensor

a la mañana,

sin temor a que se caiga

Mariel y el Capitán; Sui Generis

Durante los dos años que Miguel alquiló el depósito de la esquina de casa, siguió una prolija rutina de trabajo . A las nueve de la mañana llegaba un camión con garrafas, transbordaba los envases llenos a una de sus dos camionetas y devolvía los envases vacíos. Durante el día repartía las garrafas y para las siete de la tarde, cuando estacionaba sobre la vereda para bajar los envases vacíos, era señal que había finalizado su jornada laboral. Porque estacionaba arriba de la vereda y donde quedaba la otra camioneta es un secreto que se llevó a la tumba.

Porque una contingencia fortuita alteró fatalmente la perfecta sincronización de sus acciones. Esa tarde fue a buscar unas planillas, con el otro vehículo, volcó en un camino zonal y nunca más volvió.

En los pueblos las noticias corren como el viento. Sin necesidad de recurrir a las redes sociales, mucho antes de las nueve; antes que llegara el camión que nadie recibió, solo la camioneta estacionada, con un dejo de abandono, como un perro que no tiene dueño. Así estuvo un día entero, ocupando un espacio que no debía, una pieza que no encajaba en el rompecabezas de la rutina del barrio.

Historia N° 2

El último acto

“Y llevas el caño a tu sien
Apretando bien las muelas
Y cierras los ojos y ves
Todo el mar en primavera

Bang, bang, bang
Hojas muertas que caen
Siempre igual
Los que no pueden más se van..”

Viernes 3 AM Serú Girán

Los chismes de barrio hablaban de un suicidio, noticia que confirme a través del noticiero local. Es más lo nombraron por su apodo:

El locutor muy afectado dió la noticia mas o menos asi:

En el día de la fecha conocimos la triste noticia del suicidio de un conocido vecino de nuestro medio, “Pocho” Daneri….

Es verdad que era muy conocido y por ese apodo. Según los estándares del pueblo tenía un notable parecido con un político de los años cincuenta, de allí el apodo. Lo conocí por el negocio y de las pocas veces que estuve nunca le pude encontrar el “notable parecido”.

Por trascendidos pude conocer algunos detalles de cómo; luego de enterarse que estaba gravemente enfermo, dedico el tiempo que tuvo disponible para planificar minuciosamente cómo iban a ser sus últimos días.

Así fue arreglando pequeños y grandes problemas de papeles, moratorias y sucesiones. Facilitaba las cosas el hecho que no lo velaran, pero se complicó con el tema de su cremación, algo de lo que nunca se enteró. No creo que haya contratado un seguro, pero estoy seguro que estudió en detalle el tipo de arma iba a utilizar y finalmente la compró. Mientras su salud se deterioraba de manera acelerada.

Al final sólo quedaba elegir el día. Eligió que fuese una semana después del Derby de su equipo, no se iba a perder el último Derby de su existencia. La fecha indicada curiosamente coincidió con el cumpleaños de una persona con la que mantenía una enconada rivalidad deportiva.

Conclusiones, dudas y todas esas cosas que a uno quisiera poner en palabras  y no se le ocurren porque es una tarde de lluvia y estamos en cuarentena…

Cuando sucedió lo de mi vecino, me impresionó comprobar lo efímero de la existencia. Era jóven, sano y la muerte se llevó sin pedir permiso. Para morirse el único requisito que hace falta es estar vivo. Cuando hace unas semanas me contaron lo de Pocho me invitaba a escribir algo, pero no le encontraba un hilo conductor. 

Ahora con lo de la pandemia pensar en la propia muerte no es tan descabellado, uno espera que no le toque pero las balas pican cerca.

Parecería estar inmune a los accidentes de tránsito. Mi primer recuerdo de vida fue el exitoso aterrizaje en Av del Libertador. Mi padre salía con su auto de la estación de servicio, mi puerta se abrió y Alejandro se cayó (algunos malintencionados dicen que quedé así después del golpe). Un par de veces estuve a punto que me pise un auto. A la salida de la escuela un auto frenó tan, pero tan cerca que todavía lo recuerdo….junto al padrenuestro que me dedico la conductora del rodado. Muchos años después salimos ilesos de un choque de frente y en ruta (el plural corresponde a mis amigos que viajaban conmigo en el vehiculo)

Pensándolo bien, la idea de la muerte siempre está aleteando como una negra mariposa, cuando te haces un chequeo de salud, o al subir al avión. Y hablando del avión; en una charla TED, un sobreviviente del famoso vuelo de “Sully”(*) contaba que en el momento del impacto no sintió miedo a la muerte porque siempre estamos esperando ese momento.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos; (Cesare Pavese dedico dicho poema a Constance Dowling que poco tiempo antes de suicidarse). Para que se queden tranquilos, lo del suicidio no está en mis planes. No tengo problemas con la justicia ni con grupos mafiosos y por suerte por escribir mal todavía no ejecutaron a nadie.

Si siguen esperando el hilo conductor definitivamente, no lo tiene  pero…si bien el famoso COVID es una porquería que esperemos que terminé pronto, me dió la posibilidad de redondear este pobre escrito. Para que no se les haga tan pesado les dejo un par de poemas de gente que sabía escribir.

Gracias por leerme y quédense en casa.

” Cuando del mundo

no percibamos ni un rumor, ¡qué sueños

vendrán en ese sueño de la muerte!

Eso es, eso el lo que hace el infortunio

planta de tan larga vida.”

Hamlet: Acto III, escena I

» Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía.

…………………………………………………………………………………………………………………

Ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.»

Mario Benedetti; Antología poética.

 

(*) La historia real del capitán Chesley “Sully” Sullenberger, el piloto que realizó un amerizaje de emergencia en el río Hudson en la ciudad de Nueva York el 15 de enero de 2009, salvando la vida de los 155 pasajeros, la tripulación, y de las posibles víctimas que hubiera provocado un accidente sobre la urbe.

Ausencia

 

Lejos de mis amigos

comparando los años vividos

con una vida perfecta que no tuve.

La impiadosa muerte que

de a poco te va quitando

a tus seres queridos.

En un archivo imaginario

conservo el timbre de sus voces,

sus miradas cómplices,

imágenes en sepia,

sonidos de gramófono.

 

Contemplando el agridulce arrivo

de la vejez de mis mayores.

El camino se vuelve más estrecho

y nada es para siempre

Tarde o temprano la vejez también me alcanzará;

Quizá la muerte le gane la secreta carrera.

Como decía el poeta

“nuestra vida son los ríos

que van a dar a la mar….

y navegar el eterno río de Heráclito.

 

Mientras tanto, todas las mañanas

le sigo dando gracias a Dios

por un día más de este milagro

que es la vida.

 

 

 

Buena guardia

primumnonnocere75

Como un mantra, un rezo laico o una frase mágica los médicos nos deseamos unos a otros “buena guardia”. Buena guardia encierra muchos deseos en uno: que puedas encontrar tiempo para comer y descansar, que todo lo que se presente salga bien, que no haya complicaciones y si hay algún sobresalto se resuelva lo mejor posible. Porque la guardia no se queda en el Hospital, se va con nosotros. Esa paciente que sangró más de lo que nos hubiera gustado, ese laboratorio que nos dejó preocupados, esa orina que no nos pareció lo suficientemente clara. Y la posta la toma tu colega, que velará para que ese sangrado que te preocupó, ese laboratorio que no te gustó, esa orina que te dejó pensando dejen de ser problemas y encuentren sus soluciones. Buena guardia es casi un amuleto, una cábala. Nunca nos olvidamos de deseárselo al que nos releva y nos…

Ver la entrada original 161 palabras más

As time goes by…

“A los ocho años era un niño prodigio, hacía las mismas estupideces que ahora……” Juan Verdaguer (cómico argentino)

A lo largo de mi azarosa vida comencé innumerable cantidad de cursos (música, dibujo, idiomas) y con distintos resultados. Este mes comencé el curso infinito más uno, y me trae muchos recuerdos de cursos pasados y quería compartirlo con todos uds.

Pero un antes un poco de historia:

Y si de historia hablamos debo remontarme muchísimos años atrás cuando era un niño, el sistema solar llevaba poco tiempo de inaugurado y el planeta tierra se enfriaba lentamente para ir tomando su aspecto actual. En esa época ya existían algunos instrumentos musicales como la guitarra y el piano. De eso se trata el relato, de mis intentos por tratar de domesticar esas bestias.

Praeludium

Aunque en casa no vivía ningún músico ni nadie con inclinaciones artísticas, había una guitarra y muy buena. Desde que tengo memoria mi padre bajaba de un armario la susodicha guitarra que me resultaba gigantesca. Y escondido detrás de ella la aporreaba tratando de sacarle alguna melodía.

Cuando fui más grandecito y tal vez en solidaridad con la pobre guitarra, ubicaron a una profesora particular que vivía a pocas cuadras de casa.

Nota Uno: años antes cuando comencé la escuela primaria tuve “un leve percance” con un par de monjitas cuando me vieron tratando de escribir con la mano izquierda. Se imaginan el desenlace de esta breve altercado: desde los seis años que escribo con la mano derecha.

Adagio

Y lo mismo me pasó en la primer clase de guitarra. No sé cuán importante pudiera ser que yo intentara tocar la guitarra “de zurdo” Ese fue el primer encontronazo con mi guía espiritual guitarrística. Me explicó que para tocar la guitarra de ese modo, hay que cambiar el orden de las cuerdas y era muy complicado para enseñar y no se cuantas cosas más, Resumiendo y en sintonía con los preceptos de las dos monjitas; en lo poco que duró el curso aprendí a tocar para el “lado derecho”

Nota dos: nunca supe si la profesora de guitarra conocía a las dos monjitas, pero yo atribuyo su comportamiento a un complot del Vaticano para complicarme la existencia.

Nota tres: cuando intentan ponerme en ridículo diciendo lo mal que toco la guitarra; les cuento que yo era zurdo, me enseñaron al revés y eso me sirve de gran excusa.

Fuga I

Supongo que cursé menos de un año. Mi entusiasmo era grande, a pesar que la mitad de la clase estaba dedicada al solfeo, y avanzaba a pasos agigantados.

Pero un buen día, por un tema del pago del mes de clases, la profesora me hizo volver a mi casa (no recuerdo que se debiera más del mes en curso, porque no era tan caro) Cuando llego a casa más temprano, mi madre me pregunta:

  • ¿Nene, que pasó que no fuiste a guitarra?
  • La señora me mando de vuelta porque le debemos el me…..

Ni me dejó terminar la frase, me dió el dinero y

  • Tomá la plata, y AHÍ NO PISAS NUNCA MÁS!!

Y algunas otras palabras subidas de tono que no corresponden con lo amable del relato. Fue la última clase de guitarra de mi cochina vida. O la anteúltima….

Rapsodia. Toccata y fuga

En casa se obedecía a los mayores y no hice muchas cuestiones a la decisión tomada. Al mes me anotó en otro lado. Un salón muy grande donde daban un montón de cursos a la vez. Folklore, piano y guitarra de los que recuerdo. El de guitarra era grupal y hacían rasguido de acompañamiento a canciones que sabían ellos solos, porque tocaban las mismas cosas desde principios de año. Nada equiparable a mi solemne lectura del solfeo y ni hablar de mis impecables interpretaciones de los estudios de Carulli que hacía en particular. ( y mi abuelita me quería mucho) Lo único bueno que en el mismo salón daban piano. Y el piano se toca de a uno, y da lo mismo si uno es zurdo, derecho o agnóstico.

Así fue que dejé la guitarra y concentré todas mis energías, mis desvelos y mis frustraciones en el aprendizaje de piano. Sumado a que luego de tantas clases de solfeo, algo de música leía, avancé pero no mucho…porque debido a la serie de sucesos ya relatados, para cuando comencé piano ya estábamos en el mes de agosto o setiembre digamos.

Resumiendo: lo único que logre aprender fue lo siguiente:

MI RE# MI RE# MI

SI RE DO LA

LA MI LA

DO MI LA SI

MI MI SOL#

MI SOL# SI DO

LA MI LA

Más una escala cromática como BONUS TRACK. En esos menesteres nos sorprendió el fin del año lectivo, cursivo, melódico o como corno se llame. Y la profesora de piano no tuvo mejor idea que hacerme tocar el MIREMIREMI delante de mis efímeros ex-compañeros de guitarra, el grupo de folklore y de algunos padres que atribulados miraban la hora como futbolista que va ganando uno a cero.

Para superar ese escarnio público, mientras tocaba, soñaba con firmar contratos para grabar en la DEUTSCHE GRAMMOPHON y realizar giras por todo el mundo. Pero un par de desganados aplausos me volvieron a la cruda y siempre cruel realidad. Y al otro año….

Comencé el ciclo secundario en el mismo colegio religioso donde aprendí a escribir y a pocas cuadras de lugar donde deleite a multitudes con el famosísimo MI RE# MI RE# MI SI RE DO LA.

Fue el tiro de gracia a mis aspiraciones musicales, porque para resumir un poco a partir de ahí, me mudé dos veces y bien lejos.

Intermezzo

Y llegamos al siglo XXI y ese mismo mundo que vi como se formaba de niño, se va destruyendo poco a poco de la mano del hombre.

Hace un par de semanas, por casualidad o porque así lo determinaron las poderosas fuerzas del destino; llegó a mi negocio un profesor de piano, enseguida congeniamos y a los pocos días retomé MI PRIMER CLASE. Obviamente me preguntó que conocía o que recordaba y cuarenta y pico de años después volví a ejecutar el MI RE# MI RE# MI SI RE DO LA

Allegro finale

Luego de un incómodo silencio, dijo

  • Ehhh…¿Eso es todo?
  • Noooo, lo que pasa que primero tocaba la guitarra y…
  • ahhh, si la guitarra. Pero no se si te pueda enseñar porque tengo las cuerdas adaptadas para tocar como zurdo...

Moraleja y reflexiones varias:

Creo que en economía lo llaman “contrafáctico”para explicar algo que hubiera pasado si:

  • Si hubiera nacido diestro, me hubiese ahorrado mucho tiempo y un demiurgo de sinsabores.
  • Si me hubiese mudado acá cuarenta años antes, tal vez hubiese estudiado guitarra con mi actual profesor de piano y los dos tocariamos de zurdo.
  • De haber tenido instintos asesinos, hubiese apuñalado con el diapasón a la profesora de guitarra y con el lápiz a las dos monjitas…eso sí, CON LA MANO IZQUIERDA, COMO CORRESPONDE.

Feliz año nuevo

  • ¡Uhh mami, mirá el “sillón” que trajo papá!

Elijo comenzar esta historia, remontándose en el tiempo muchos años atrás, con papá luchando con el sofá-cama que no pasaba por la puerta. Mi madre protestando porque no había espacio en la casa para albergar esa “porquería tan grande” con acento en la P. (Fue la primera vez que le escuché decir la frase)

  • “Esas ideas brillantes de tu padre”

Cuando trabajosamente le hicieron lugar para ubicarlo, mi perrito “MAC” fue quien más lo aprovechó. Se subía corriendo desde una punta a la otra ida y vuelta. Por las tardes, buscaba su colcha tejida y dormía la siesta.

“MAC”  Una mañana desapareció y lo encontramos muerto en un descampado, fue unos meses antes de mudarnos.

Quince años después de la llegada del sofá nos mudamos, y el sofá-cama tuvo su época de esplendor. Porque era lugar mucho más amplio. Generalmente lo usábamos cuando venían visitas. Se rebatía el respaldo y TRACK; se convertía en una cama amplía, incluso para mi que para época, ya no era un niño.

Quince años más tarde nos mudamos por segunda vez, el sofá empezó a sufrir los efectos de tantos cambios de casa. La funda de cuerina estaba desgastada y rota. Y nunca más volvió a hacer el famoso TRACK. Papá usando una de sus brillantes ideas, clavó el respaldo y lo dejó fijo. Como esta casa era pequeña, el sofá-cama empezó un derrotero por todos los rincones y en todos siempre molestaba el paso.

Por supuesto que en esos treinta años pasaron muchas cosas; buenas y malas. Entre las buenas: comencé a dar clases de italiano en una ciudad distante 50 km. Esa vez la idea brillante de papá  fue la regalarme un celular para saber si había llegado bien y a que hora volvía y todo eso que hacen los padres, aunque uno ya sea un señor mayor. La que no fue una idea muy brillante de parte mía fue poner como frase de inicio:

  • Hoy puede ser un gran día “

Así pasábamos la vida felices y sin darnos cuenta. Cada tanto el motivo de discusión  era “esa porquería” con acento en la P.  que molestaba el paso…..Y tampoco sin darnos cuenta, la salud de papá se iba deteriorando.

Dos años atrás comenzaron los problemas de salud de papá. Durante 2009 lo internamos en el hospital varias veces. A fines de noviembre de 2009 finalizaba con mis clases, sin saber que sería el último año que dictaría el curso. Para esa época también la salud de mi padre se agravó a grandes pasos.

Diciembre pintaba difícil, los días transcurrían entre análisis, internaciones y vueltas a casa, donde papá lo único que hacía era quedarse dormido en el sofá-cama, y beber un alimento llamado ENSURE, que se lo preparábamos en una licuadora.

A fuerza de inyecciones y calmantes logró pasar mi cumpleaños en casa y también navidad, finalmente lo internamos en el hospital un 26 de diciembre.

La noche del 31 de diciembre, para calmar sus dolores lo habían dormido. A lo único que nos dedicábamos con mi madre era a controlarle el suero y seguir su respiración tranquila. A eso de la diez de la noche llegó el resto de la familia, nueve personas en total El velador de una de las camas atenuaba la penumbra de la habitación. Así llegamos a la medianoche, el ruido exterior de los primeros petardos quebró el silencio de la sala, por la ventana que da al patio del hospital empezamos a ver los fuegos de artificio recibiendo al nuevo año.

Como en un acto reflejo me acerque hacia las perillas y encendí las dos luces de la sala. Un poco encandilados todos miraron hacia la puerta esperando que alguien entrara…

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Les dije a todos sin entusiasmo, como una formalidad. Mi sobrina menor me miró con cara de odio, los otros sin saber muy bien porqué, empezaron a saludarse en voz baja y besarlo a papá.

Mi padre falleció a las tres de la tarde del primero de enero de 2010. Durante muchos años conservé el recuerdo de detalles mínimos de aquella primera tarde del año.
Mi sobrino que me paso a buscar en su auto y me dejó manejarlo. Mamá leyendo una revista al pie de la cama; la tarde de sol y el momento en que simplemente papá dejó de respirar. Parece cruel pero la muerte llegó así, sin estridencias y sin anunciarse.

 Empecé a llamar a mis tías que ya estaban al tanto de la situación. El celular se quedó sin batería y volvió a encenderse con la frase de inicio…

Hoy puede ser un gran día

Quienes se enteraron fueron al velatorio. Otros que no sabían me llamaron por teléfono para “saludarme por el año nuevo”. Un amigo muy querido llamó todo efusivo para desearme felicidades y que ese año su equipo iba a ser campeón y no paraba de hablar. Me llevó diez minutos explicarle que pocas horas atrás habíamos enterrado a papá en el cementerio parque. Y llevó varios años pidiéndole que no se disculpe más cada vez que nos vemos. Todo termina en risas.

Escuchas frases como  “es la ley de la vida” y “estaba sufriendo”. “tenés que ser fuerte” Y…tan fuerte no fuí porque hasta me hacía mal ver los capítulos navideños del “Chavo del ocho”. Entonces decidí hacer un par de cambios en la casa y por supuesto el primero en la lista fue el famoso sofá-cama. Lo primero que se me ocurrió fue regalarlo, pero me daba pena y aparte nadie lo quería porque ocupaba mucho espacio. Finalmente en una de esas “ideas brillantes” que hubiera tenido mi padre lo puse “parado” en un pasillo, y allí pasó mucho tiempo hasta que hace un par de días (y con la autorización de mamá) le regalé el sofá-cama a un pariente lejano.

Nota:

Empecé a principios de este año a escribir la parte del hospital (en gris) y hace unos días lo del sofa-cama. Tal vez empecé a escribir porque me dió un poco de culpa regalar “el sillón” que trajo papá y acompañó a la familia 500 km por media provincia, y durante medio siglo. Y ahora más culpa me da, al recordar que ahí dormía “MAC” Parecería ser que el “sillón” se está vengando de mi, trayendo tantos recuerdos.

Cuando empieza diciembre me envuelve una especie de melancolía y me hago preguntas tontas como:

  • Si existirá un paraíso adonde van las mascotas cuando mueren. 
  • También me pregunto, si papá me habrá escuchado ese fin de año en el hospital, y si me escuchó: ¿estará enojado conmigo? 
  • Recuerdos vacaciones pasadas, la familia tomando mate, mi hermano y mis primos armando un castillo de arena, “MAC” y yo corriendo por la playa, 

Y mientras me hago esas preguntas me invaden los recuerdos y lloro en silencio, como estoy llorando ahora que escribo estas líneas.

Cuando llegue 31 de diciembre a las doce de la noche, como hago desde hace ocho años, voy a levantar mi copa y a modo de homenaje repetiré mi brindis en voz baja:

  • ¡VIEJO; FELIZ AÑO NUEVO, ADONDE ESTÉS, EN ALGÚN LUGAR DEL CIELO!

El “móvil” del crimen

Les propongo un juego: se me cruzó esta historia por la cabeza pero al escribirla me surgieron (por lo menos) dos finales. El juego en principio es que elijan uno de los dos. O en su defecto, como son escritores talentosos y creativos, me sugieran un final mejor.

Pero primero leemos parte de la declaración, según consta en actas policiales.

“El imputado Igor Casanova declara haber a llegado muy temprano (siete de la mañana) a la oficina para presentar ante sus pares y superiores (todos muertos en el lugar de los hechos) el proyecto que había estado preparando meticulosamente durante meses.  ……. También declara que el trabajo constaba de una presentación en POWER POINT y diez juegos de carpetas para entregar a cada uno de los asistentes a la disertación. Tal era el celo con que preparaba sus exposiciones….”

“También declara, sentirse molesto porque los asistentes llegaron mucho después de las nueve y que por ese motivo, la presentación se demoró un par de horas.

A poco de comenzar la conferencia, varios de los asistentes no paraban de mirar su celular y de enviar mensajes en lugar de prestar atención a lo que exponía. El imputado les hizo un llamado de atención, sin ningún resultado….”

Que no le prestaran atención por mirar los mensajes era una situación que le molestaba muchísimo, pero trato de seguir con su exposición sin darle mayor importancia, hasta que en un momento uno de los asistentes, el Lic. Lopez largó la risa mientras le mostraba a la persona sentada al lado (Alvarez) un video gracioso que le pasaron por Whatsapp.

Igor fuera de sí,  se aproxima al Lic. López y de una manotada le tira el celular al suelo. López intenta defenderse y comienza una trifulca. El imputado le aplica un certero golpe de puño y el Lic.López queda desmayado en el suelo.

Alguien intenta defender a López. Cuando Igor se da cuenta que es Alvarez le dice: 

  • Ah sos Alvarez, ¡entonces te mato primero!

y como persona de palabra que era Igor, le descargó un sillazo mortal en la cabeza.  Y ya que había comenzado la tarea, decidió continuarla, fiel a su estilo, de manera metódica. Entonces fue asesinando al resto, de a uno, por estricto orden alfabético, de la siguiente manera:

  • Al Dr. Balmaceda le clavó la pata de la silla rota en el corazón
  • Al Contador Carreras le cortó la yugular con el filo de una hoja A4
  • Al Señor Fernández lo ahogó haciéndole beber todo el contenido del dispenser de agua.
  • A la Señorita Gómez la envenenó haciéndole beber el café que prepara todas las mañanas, su amiga la Señorita Correa.
  • Al Lic. López, que estaba desmayado en el suelo le llegó su turno y lo arrojó por la ventana desde el piso 85 junto con su hermoso IPhone 9
  • A Ordoñez, lo mató pero no se acuerda como.
  • Al Dr. Ramírez, primero lo mareo dando vueltas en su sillón de gerente y luego lo ahogó haciéndole tragar las hojas del informe (incluida la carpeta y unas flores artificiales con que la Señorita Correa adornaba el escritorio.
  • Zabala fue el último en morir por los motivos ya expuestos. 

Dos notas y media

La señorita Julieta Correa fue encontrada muerta en la planta baja. Aún no se determinó si primero le cayó encima el cuerpo del desafortunado López o fue el Iphone 9 el que le pegó un golpe mortal en la cabeza.

Como pueden notar la señorita Correa murió fuera del orden alfabético, algo que molestó mucho a nuestro metódico asesino serial. Igor se lamentaba de no haber podido envenenarla con su propio café, después de matar al Contador Carreras como correspondía.

Entre nosotros: Zabala tuvo bastante tiempo para escaparse y salvar su vida, pero……bueno, nada Q.E.P.D.

Luego del interrogatorio, Igor Casanova quedó detenido en una de las dependencias de la comisaría a la espera del abogado defensor. Pero en un momento de distracción, sonó un mensaje en el móvil de uno de los agentes y estos salieron al corredor del edificio dejando la puerta sin llave.

Igor abrió la puerta sin hacer ruido, En el corredor los dos oficiales que le habían tomado declaración estaban de espaldas y se reían. No se dieron cuenta de su presencia porque estaban muy entretenidos mirando un video de youtube que estaba de moda al momento de los hechos.

Final uno:

Igor Casanova, lleno de odio les quita el arma reglamentaria, y luego de preguntarles el apellido, mata a los dos policías en el orden correspondiente.

Final dos:

Se vuelve tranquilamente a su casa, y en su blog personal escribe la historia en tercera persona con un nombre supuesto…